Trastorno del desarrollo del lenguaje

El trastorno del desarrollo del lenguaje (TDL) es una dificultad para producir y comprender el lenguaje que no se debe a una discapacidad intelectual o sensorial. Antes se empleaban términos como trastorno específico del lenguaje (TEL) o disfasia pero en 2017 se llegó a un consenso para establecer este nuevo término y actualmente se emplean las siglas TDL. Dentro de este trastorno del lenguaje, podemos encontrarnos con dificultades lingüísticas totalmente heterogéneas. Por ejemplo, hay niños que tienen problemas en:

  • Sintaxis: manifestando problemas en el orden o relación de las palabras dentro de una oración. «El brazo mucho me duele»
  • Morfología: no conjugando bien un verbo, no empleando una correcta concordancia de género entre determinantes y sustantivos… «El mesa es muy bonita» o «Los niños abre la puerta»
  • Semántica: tienen dificultades para entender los significados de las palabras, o dificultades de acceso al léxico y les cuesta acceder a las palabras correctas.
  • Pragmática: tienen dificultades para interpretar situaciones o determinados significados, problemas para ensamblar una historia siguiendo un orden lógico.

Características del trastorno del desarrollo del lenguaje

Es muy común encontrar a niños entre 4 y 6 años con TDL que manifiesten las siguientes dificultades en la morfosintaxis:

  • No conjugan bien los verbos
  • Fallan con el uso de preposiciones
  • Cometen errores con los artículos
  • con pronombres clíticos que son los que hacen la función de complemento directo o indirecto

A partir de los 4 ya se pueden tener sospechas de TDL y con 5 años ya podríamos confirmar el diagnóstico. De igual forma, tengan la edad que tengan, si observamos dificultades en el lenguaje de un niño/a es totalmente desaconsejable esperar a que se resuelva por sí mismo con el tiempo ya que si un niño tiene dificultades con el lenguaje debemos proporcionarle más exposiciones al lenguaje de una manera correcta pautada por un/a logopeda.